domingo, 17 de mayo de 2009

FELIZ DIA DE LA MADRE




UNA CARTA A MI MADRE


¡Mamà!, que hermosa palabra
¿Cuánto hubiera querido decirte? ¡ Mamà !
Hasta que la muerte nos separó.
Te escribo unas cuantas líneas para no
Cansarte, sé que te vas aburrir.
Pero quiero decirte una sola palabra:
“Te quiero” , “Te extraño” y Te perdono”.

En este mundo que yo vivo, tengo al ser más hermoso
del planeta, tiene unas palabras maravillosas y alentadoras.
¡Que jamás escuché!, hubiera querido escuchar de tus labios,
Hubiera querido, que seas igual que él, que se preocupa por mi;
Y por todos lo que corrieron la misma suerte que yo.
Siempre le ruego al señor, que te perdone para que no sufras en la tierra.
Donde hay tanta maldad y corazones duros, por haberme quitado la vida.

Sabes, yo deseaba nacer, mientras estaba en tu vientre, creía
Al cumplir los nueve meses estaríamos juntos, hacia planes
Para ser un hombre importante y trabajar para darte todo.
Pero tu no pensabas igual que yo.

Y cuando un día estaba jugando alegre, contando los días
Para verte, cuando en ese momento sentí algo extraño….
Que de pronto empecé a temblar
¡Sentí que me quitaban la vida!
Yo me defendía, y ¡ te llamaba a gritos!
Mis manos y mis pies golpeaban las paredes de tu piel,
Pero tú no me escuchabas.

Pero la muerte con su implacable y metálica hoz me sorprendió
¿Dónde estabas tú que no me defendiste?.
¿Como iba a comprender que una madre matara a su hijo?
Mis ojos formaba el afluente mas grande de los ríos sin cause.

Mamà, antes de despedirme quiero pedirte un favor
Que invoques a todas las mujeres del mundo, que no
Cometan el mismo error que tú cometiste conmigo.
¡Te quiero mucho mamà!
¡Tu hijo que nunca nació!


AUTOR: SILVIA WAY






ETAPAS AMARGAS DE MI VIDA


¡Oh mujer! ¡Yo no te pedí nacer!
Cuánto hiciste lo posible para no venir a este mundo
Pero Dios me salvo.
Fui procreado por un minuto de pasión y de placer
Más no de un amor puro y sincero.

Y sin pensar vine a este mundo
¡Oh mujer! ¿Acaso yo te pedí nacer?
Cuando me tenías entre tus pechos
¡Cómo llorabas por mi presencia!.
Te mirabas en el espejo y te veías gorda
Te tocabas tus hermosos pechos que se colgaban
Y te agarrabas tus caderas anchas descuadradas
Volteaba tu mirada hacia mí.

Como si yo fuera el culpable de la perdida de tu hermosura
Y de pronto salías despavorida preocupada por tu cuerpo.
Mientras yo te llamaba desesperado
Para arrullarme en tus hermosos pechos.

Recuerdo que cambiaste mi leche materna
Por un pezón de tarro
¡Oh mujer!, que ignorante habías sido.

En mis indefensos 5 añitos mi soledad era oscura
Decías, que tenías que trabajar
Cumplir con tus obligaciones sociales y culturales
Como te entregabas de cuerpo y alma a la sociedad
Mientras yo andando solo en este mundo.
Pues yo requería tu presencia.

Ahora que soy joven cuanto te necesito
Y tu más te alejas de mí
Naufragando vivo esperando un minuto de cariño
De que me sirve una casa lujosa.
Llena de comodidades, servidumbres hasta por demás
Rodeado de aparatos sofisticados
Abundante manjares exquisitos
Cuando tu no estas a mi lado
Te llamo para que me escuches
Sabes contestarme que no tienes tiempo
Acudes al bendito dinero para solucionar un problema

Yo recuerdo una tarde media ploma de un diciembre
Cuando te enseñe mi libreta de feriados
Solo supiste recriminarme hasta aburrirme
Con las palabras: ¡pero si todo lo tienes!, ¡nada te falta!
Y encima me castigabas golpe y golpe
Como si hubiese cometido un crimen.

¡Oh mujer! que equivocada que estabas
Cuando lo único que quería un minuto de tu cariño
¡Oh Dios! que triste y amargo cuando se acerca el día
Pero cuando se acerca la noche ¡que alegría!
Y empiezo a recostarme en mi almohada y
Empezamos a conversar de mi soledad, de mis amarguras
Y tu empiezas a darme valor, vigor y fuerza
Y me das ánimos de vivir.

¡Oh Dios! mío a veces te preguntaba?
Porque tengo una madre tan ciega?
Porque tengo una madre sin conocimiento?
Hasta cuando seguiré derramando lagrimas
De pronto te vas y empiezas un nuevo amanecer
Otro día, mas de amargura y soledad

Ahora que soy un profesional producto de tu capricho
Donde escogiste la carrera que tanto anhelabas
Como siempre imponiendo tus ideas.
Siempre pensando que dirá la sociedad
Sin importante como me siento yo.
Mientras tù te sientes toda una mujer realizada
Cuando obtengo los diplomas, gallardones, trofeos
A costa de tu esfuerzo.
De que me valen estos premios
Si no te tengo a ti.
Te haces buscar como el Diamante
A veces pienso que la muerte es mi salvación

¡Ahora que estoy viejo!
¡Mujer! ¡mujer! ¡ despierta! Mira mis canas
Envuelto en una vida de bohemia
¡Que triste es la vida!

Ahora la tierra que te trago mas rápido que volando
Mientras yo sentado junto a la mesa
Mirando tu retrato ahogándome entre copas
¡Cuanto te necesito!

Porque me dejaste solo en este mundo
Lleno de amargura mientras tu duermes feliz
¡Oh Dios!, porque no me recoges
¿Que hecho para merecer esto?
¡Que tan amarga es la vida!
Llévame junto a ella siquiera por un minuto


AUTOR: SILVIA WAY

No hay comentarios: