martes, 19 de enero de 2010

ULTRAPORTATILES MAS POTENTES

Un año y medio después del boom de los ultraportátiles, ¿cómo han evolucionado estos equipos? Triunfaron en el mercado al conjugar tamaño reducido con precios bajos, componentes no punteros y sistemas operativos libres basados en Linux. El éxito fue fulgurante en varios países y se han consolidado como uno de los regalos tecnológicos más recurrentes. Hoy en día, los ultraportátiles amplían su repertorio de tamaños y precios y apuestan también por Windows.



- Se venden más ultraportátiles que iPhone, el popular teléfono de Apple. Así lo determinan las estadísticas del tercer trimestre de 2008 de Gartner y DisplaySearch. El fenómeno que empezó como una apuesta de unas cuantas marcas, como Asus o Acer, se ha trasladado a la mayor parte de fabricantes de portátiles, que producen ahora sus propios modelos ante este éxito comercial.

El tamaño de siete pulgadas resulta idóneo para viajar, pero se queda corto si se desea utilizar durante varias horas seguidas
En paralelo al crecimiento de la demanda de ultraportátiles, estos ordenadores han aumentado su tamaño. Como muestra, el Asus EEE PC, uno de los pioneros en el exitoso segmento, se comercializó en un principio con una pantalla de 7 pulgadas. Ahora, además de este formato, también dispone de modelos con 9, 10 y hasta 11,6 pulgadas.

Este incremento lo han adoptado también otras marcas. La razón es que siete pulgadas es un tamaño que resulta idóneo para viajar, pero se queda corto si se desea utilizar durante varias horas seguidas. Conforme aumentan las dimensiones de la pantalla, se incrementan las del equipo porque el teclado se ajusta a este elemento. Se gana en comodidad, pero se pierde en portabilidad.

La batería se prolonga
En el mercado se encuentran equipos con los que trabajar más de ocho horas ininterrumpidas
Un ordenador adquiere el calificativo de portátil en función de la autonomía que proporcione su batería. El año pasado, los modelos oscilaban entre las dos y las cuatro horas de uso ininterrumpido. En estos momentos, en el mercado se pueden encontrar equipos con los que trabajar más de ocho horas seguidas, un tiempo suficiente para que se utilice en desplazamientos largos en tren o en avión.

Este avance se ha conseguido mediante baterías con más celdas y, por tanto, con más autonomía. Marcas como MSI, LG o Toshiba han lanzado durante este año modelos con nueve celdas que aseguran entre nueve y doce horas de autonomía. Es previsible que este tipo de baterías se extiendan a las demás marcas.

Una nueva gama, más cara
El precio de los ultraportátiles también ha aumentado, acompasado con las pantallas más grandes y con mejores componentes. Se da la paradoja de que antes del "boom" de los netbooks, estos ya se vendían en el mercado a precios superiores a los 1.400 euros. Su carestía los había dirigido a un nicho de mercado muy pequeño.




Tras el éxito comercial, se mantienen los ultraportátiles baratos, entre 200 y 300 euros y con un uso tan completo como los diseños pioneros, porque se basan todavía en aplicaciones web y se equipan con los programas fundamentales para cualquier usuario medio. Esta oferta ha provocado que los portátiles convencionales, que han reducido su cuota de mercado, también se abaraten, sobre todo en Estados Unidos, donde se han lanzado ofertas de 131 euros por un HP básico.

A pesar de todo, ha surgido una nueva gama de precios, entre 400 y 600 euros, en la que diversos fabricantes optan por dotar de mayor calidad y prestaciones a sus equipos, con pantallas más grandes, mayor velocidad del procesador y una capacidad superior para albergar datos en sus discos duros.

En este segmento se encuentra un modelo dentro de la gama HP Mini 5101, con un disco duro de hasta 250 gigabytes, pantalla de 10,1 pulgadas y Windows 7 Starter, o el Toshiba NB200-12P, también con pantalla de 10,1 pulgadas y cuya autonomía supera las nueve horas, según sus datos.

De Linux a Windows
Windows 7 dispone de una versión especial, denominada Starter, adaptada a las características de estos dispositivos
Otro de los cambios acontecidos en este tiempo ha afectado al sistema operativo. A pesar de que las distribuciones de Linux que los fabricantes adaptan a sus dispositivos funcionan sin problemas y con todas las prestaciones, estos distribuyen también ultraportátiles equipados con Windows XP, que funciona bien en estos aparatos. La menor potencia de hardware de los equipos resta importancia a la veteranía de esta versión de Windows.

Microsoft se ha volcado con este segmento para no descuidar su dominio en el mercado y ha rebajado el precio de sus licencias a cambio de que los equipos no superen una memoria RAM de un gigabyte. Además, a diferencia de Vista, Windows 7 dispone de una versión especial, denominada Starter, adaptada a las características de estos dispositivos. El principal inconveniente de la versión es el límite que establece al no permitir que se abran más de tres programas a la vez.

Autor: Por BENYI ARREGOCÉS

No hay comentarios: